Formación Permanente

Etapa Formación Permanente.

El grupo, una vez consolidado, diseña su formación a la vista de su propia proyección y crecimiento; realizando una profunda reflexión sobre el servicio y compromiso apostólico del carisma salesiano y teniendo en cuenta las indicaciones de los consejos Provincial y Nacional.

A través de ella se garantiza la unidad de su espíritu, la profundización y la maduración de la vida humana, familiar, cristiana y salesiana; la convergencia en la misión, a la vez que el fortalecimiento del sentido de pertenencia.

Es preciso tener encuenta que todos los temas que se ofrecen, precisan de una adaptación a la situación concreta del grupo que lo quiere trabajar (momento vital de sus miembros y familias, entorno en el que se encuentra el grupo y otras circunstancias que configuran la realidad del grupo).